lunes, 22 de junio de 2009

El grafólogo go-go

Hace unos días, un alumno que ya vuela por libre, me comentó que a su página web había llegado un requerimiento de una empresa con el siguiente texto:

"Ruego me envíen cotización de un grafólogo en un show room en un hotel de Barcelona durante 2 horas, la mañana del 2 de julio"

Sus ojos quedaron como platos, al igual que los mios cuando recibí su mensaje pre
guntándome a ver qué opinaba sobre el respecto.

Después de tantos años en estos asuntos, hay pocas cosas que todavía me sorprendan, pero he de reconocer que aun existen algunas que lo hacen.

Picado por la curiosidad, le dije a este alumno que preguntase exactamente en qué consistiría la labor del grafólogo en este evento.

Según parece, se trata de una reunión de empresa dentro del sector de las tecnologías, donde varios patrocinadores presentarán a los asistentes sus distintos servicios. La función del grafólogo consistirá en amenizar a estas personas dándoles la oportunidad de conocer algunos de sus rasgos personales a través de la escritura. Es decir, mientras los asistentes departen tan ricamente entre ellos y degustan un cóctel ofrecido por la empresa anfitriona, el grafólogo irá comentando aquí y allá a los que así lo quieran diferentes cuitas y milagros sobre su forma de ser.

Fascinante.

Es bueno saber que entre las competencias que tenemos los grafólogos también se encuentra la de showman. Nunca había pensado antes en esta posibilidad. Aunque el caso es que yo cuento muy mal los chistes, y si los asistentes se aburrieran con la grafología por un casual, no sabría por donde salir y me encontraría con un grave problema.

También es verdad que existiría siempre el recurso del streaptease (aunque a la desesperada, claro), pero no sé si el hecho de ver a un grafólogo en pelotas despertaría mucho morbo entre el paisanaje...

Hombre, todo sería cuestión de probar. Que conste que en esta vida nunca hay que decir "de este agua no beberé", por lo que pueda pasar.

En principio, quedémonos con este magnífico horizonte que se nos abre en nuestra profesión. Queridos alumnos, queridos colegas: el futuro es nuestro. ¡Ha nacido el grafológo go-go!

5 comentarios:

Claudia Gentile dijo...

Pues, bueno, que de adivinos pasemos a showmen/women, no está mal!!!
A mí me han dicho muchas veces, no sé si a vos: "Me adivinás la letra?", así que, por qué no. Las crisis hacen que cambiemos tantos puntos de vista....
Besitos y buenísimo el blog.
Claudia

Fernando F. Ruiz dijo...

Gracias Claudia por tus palabras.

Lo de que adivinemos a alguien la personalidad por su escritura, ni te cuento las veces que lo he tenido que oir.

Pues sí, son muchos los que confunden nuestros servicios. Pero mientras no nos pidan apagar fuegos...jaja, vamos bien.

Supongo que llegará el día en que la gente consiga tener una idea clara de para qué sirve un grafólogo. Tú y yo a lo mejor no lo vemos, pero espero que los que nos sucedan sí. Tendremos paciencia hasta entonces. Pero mucha, mucha paciencia...

Un abrazo.

Alicia dijo...

Muy graciosa la anécdota. Hay que cogerla con sentido del humor. La tendré en cuenta para posteriores chascarrillos.
Enhorabuena por el blog, las páginas webs, etc.
Un abrazo, Alicia

susana pinaglia dijo...

Qué genial la anécdota. Hay que tomarlo, como decís, con sentido del humor... ¡ya tenemos otra salida más!

Me gusta mucho el Blog.

Un abrazo

Fernando F. Ruiz dijo...

¡Hola Susana! Cuánto me alegra saber de ti...

A ver si coincidimos pronto en algún evento y charlamos un rato.

Un abrazo para ti también.