viernes, 26 de junio de 2009

Michael Jackson a través de su grafismo

"Antes de juzgarme, trata de amarme, mira tu corazón y después pregunta, ¿sabes cómo fue mi infancia?"

Esta frase resume a la perfección toda la existencia de este gran mito de la música moderna que hoy se nos ha ido. Un eterno niño que lo quiso ser hasta el final, probablemente por que nunca logro ser el niño que hubiese deseado.

El dibujo que mostramos refleja palpablemente la cruda realidad de cómo se sintió siempre Michael. Es el mejor autorretrato que podemos encontrar de él.

Un niño en un rincón, encogido totalmente, agarrando un micrófono (o quizás es el micrófono el que le agarre a él...). Refleja temor, incertidumbre, desasosiego...

Si observamos el grafismo de Michael Jackson vemos una escritura compuesta por minúsculas y mayúsculas que se alternan desordenadamente. El orden espacial también se encuentra alterado. Los espacios entre palabras varían, los márgenes son irregulares y las líneas tienden a juntarse sin posibilidad de guardar una mínima estructuración. Así mismo, la dirección de líneas fluctúa sinuosamente con tendencia a decaer. La inclinación de la escritura es inclinada y vibrante.

En la firma predominan los gestos angulosos, muy acerados y cortantes (especialmente en la firma del dibujo). La "M" con un segundo arco mucho más alto que el primero. Se producen signos sobrealzados de modo muy desproporcionado con respecto al cuerpo de la firma. Los trazos que aparecen en ésta son de inclinación invertida, contrario a lo observado en el texto.

Por la grafía de Michael Jackson vemos a una persona con un profundo sentimiento de inferioridad, que intenta sobrevivir en un mundo en el que no se siente integrado. Es claramente un niño herido, con un fondo muy grande de resentimiento por todo el cariño que siente que no recibió.

Su comunicación con el mundo se torna complicada. Hay una desconexión entre su yo íntimo y el social. En este ámbito busca con cierta desesperación todo aquello que le fue negado en el plano familiar.

Resulta una persona con la que es difícil comunicarse a un nivel profundo. Socialmente es agradable, pero en cuanto se penetra debajo de su piel emocional, se entra en un submundo complejo donde reina su propia perplejidad personal. Pareciere que Michael se ha preguntado toda la vida por la razón de su propia existencia, y que nunca encontró una respuesta.

Es una persona con mucha confusión interna, con un razonamiento inmaduro, lo que tampoco le ayuda a entenderse, ni a entender al mundo que le rodea.

De igual modo, es muy sensible y receptivo, y capta con facilidad los sentimientos de los demás. Basta con muy poco para hacerle daño.

La firma también refleja una personalidad egocéntrica, desconectada en gran medida de la realidad.

Michael Jackson fue un genio de la música y un creador de formas originales. Su propia complejidad personal le aupó a esta categoría, sin duda.

Hoy, ya desde dónde esté, seguro que por fin ha conseguido reecontrarse consigo mismo, y entender de paso, todo aquello que en vida se le negó.

Descanse en paz. Ahora sí.

9 comentarios:

Jose Antonio León dijo...

Hola Fernando, me parece un estupenda descripción grafopsicológica del cantante. Desde luego es un claro ejemplo de "autodestrucción".
Un saludo colega.

Anónimo dijo...

Hola, a mi parecer super acertivo el análisis. Solo una pregunta, en buena onda, este es realmente un autorretrato de MJ?? No sabia de sus aptitudes en ese ámbito...
Saludos!!

Fernando F. Ruiz dijo...

Este dibujo fue publicado hace algún tiempo en la prensa, con el comentario de que era un dibujo suyo. Efectivamente, era muy buen dibujante, aunque no fuera conocido por esta faceta precisamente, si no por la musical. Es evidente que era un genio en muchos aspectos...

Anónimo dijo...

Así es... un genio!
Gracias

Dean dijo...

Muy interesante tu blog.
Un saludo.

Celeste dijo...

Si, en Wikipedia hay una seccion donde mencionan todas las aptitudes artisticas que tenia, entre ellas era el de dibujante.
Un gran artista, un GENIO, que como todo genio no fue comprendido en su tiempo...

Hasta los cojones. dijo...

Impresionante lo que se llega a deducir de la escritura de Michael Jackson, triste final para quien lo tuvo todo y no tuvo nada.
Yo siempre he sido de bolígrafo, he usado pluma y la experiencia a sido muy bonita caligráficamente hablando, aun que por mi tipo de escritura, mejor el Boli, cuando quieras te envío algo escrito por mi, te resultara curioso saber que en la universidad, un profesor que me tenia confianza me pedía que le leyera mis exámenes, ja, ja, ja… Es que escribo en mayúsculas y sin levantar el bolígrafo del papel.
¿Eso es malo…?
¿Te apetecería entrar en mi pequeña comunidad?
Se llama “Gente de puta madre + IVA” pongo la cabecera y enlace de esos blogs que considero interesantes.
Si es así, te agradecería dejases un comentario en mi blog.
También te invito a que te tomes una cervecita en mi rincón (sin, que después hay que conducir, je, je, je…) por lo del concurso, participo en “Actualidad” pero que si no me consideras merecedor de tu voto, no pasa nada. El que tú me enlaces a mí y yo te enlace a ti será lo que nos quedará y el mayor premio que obtendremos.

Muchas gracias.

http://www.loquemetocaloscojones.blogspot.com/

Anónimo dijo...

Maravilloso articulo!
Tienes un pedazo de blog.
Ciao y sigue asi!!!

Anónimo dijo...

am bueno tiene mucha razon aquella descripcion de mj era una persona muy timida triste pero creo q el tine la razon no debemos de jusgarlo xq el a sido una de las mejores personas q han existido en el mundo un gran musico por eso es hoyy siempre el rey del pop