miércoles, 31 de diciembre de 2008

Con pan y circo se hace el camino

No puedo terminar el año sin hacer unas cuantas risas con el último planfleto que ha llegado a mis manos.

Este libelo, leido al parecer en octubre de este año por el Sr. F.V. con motivo de una reunión con otras asociaciones en su capital, nuevamente carga las tintas sobre la Grafología Racional y contra algunos de los grafólogos que la utilizan en sus informes. Por cierto, nombran entre otros a un tal F.R., que creo que me suena de algo...

El Sr. F.V. y la Sra. M.P. parece que se han propuesto erigirse como los nuevos garantes de la honorabilidad, de la buena moral y la honradez de la grafología en España. Pero como al parecer esta tierra se les queda pequeña en su avance conquistador de la verdad única que parece que ostentan (perdón por el lapsus; quería decir detentan), quieren expandir sus tentáculos por el resto de Europa, y así han llegado a involucrar a asociaciones y a grafólogos de todo género y pelaje en su cruzada obsesiva particular.

De hecho, con la amenaza de que si no firmaban un famoso manifiesto que ni les iba ni les venía a estas otras asociaciones europeas, iban a ser objeto de poco menos que una excomunión por herejes, tragaron todos a sabiendas de que ni sabían lo que estaban firmando. Pero ante el riesgo de que si no daban su voto a favor (o estás conmigo o contra mí, les dijeron) podían levantar sospechas de ser de los otros (¡ay cómo me suena esto a la caza de brujas!), votaron lo que hiciera falta, con tal de verse a salvo de las miradas reprochantes e inquisidoras de estos nuevos torquemadas.

Esta táctica es muy antigua. De hecho la utilizaron muchos regímenes autoritarios tristemente famosos. Y así, empleando el miedo y sutiles amenazas, conseguían que muchas personas a las que en principio les daba igual una idea que otra, acabaran decantándose totalmente por la que los amables agentes del gobierno les indicaban. Y es más; de igual modo acababan delatando y acusando a vecinos, amigos y familiares, de los más atroces pecados con tal de no sentir sobre ellos mismos el dedo acusador que se levantaba a su sombra.

No hay nada nuevo bajo el sol. La historia tiende a repetirse, y si antes eran perseguidos judios, negros o cristianos, ahora lo son todos aquellos grafólogos que no reúnan los estándares que el Sr. F.V. y la Sra. M.P. han impuesto en su particular reino de taifa.

Y es que siempre me he preguntado, y lo sigo haciendo a pesar de todos los años que han pasado desde que conocí a mi maestro y amigo Vicente Lledó, ¿Por qué tanto empeño con la Grafología Racional? ¿Por qué tantas horas y tiempo dedicados a desprestigiarla y a difamarla, incluso hasta el punto de redactar un manifiesto contra ella e involucrar a un montón de asociaciones europeas para que lo apoyen? ¿Por qué unos señores que supuestamente se encuentran muy ocupados con sus quehaceres universitarios y profesionales, pierden tanto tiempo con la Grafología Racional? ¿Por qué si los que utilizamos esta metodología somos tan pocos, al parecer, y esta escuela tan poco conocida y difundida por el mundo, nos dedican tanto tiempo y tantas alharacas?.

Intentando responder a todas estas preguntas, no puedo evitar que venga a mi memoria el "pan y circo" y el "fútbol y toros" de épocas pretéritas, donde los gobernantes únicos de entonces conseguían apartar la atención de las masas de los problemas reales, a base de entretenerles con fuegos de artificio. Estos mismos regímenes autocráticos, y con igual intención, buscaban también enemigos únicos para que fueran el blanco de todos los odios del pueblo. Así el nazismo, por ejemplo, se cebó en los judios, culpándolos de todos los males que sufría el pueblo alemán. Y en otras épocas y civilizaciones se hizo otro tanto, en nombre incluso de Dios, conduciendo a la hoguera a todos aquellos señalados como sacrílegos y blasfemos.

Para nuestra suerte, estos modernos inquisidores no tienen ningún poder en su mano, ni siquiera la razón por mucho que se empeñen, y no pueden más que lanzar periódicas pataletas e insultos. Dios quiera que no pasen de ahí, que no llegue el día en que tengan un poder real, por que si ahora se creen ser algo, no quiero ni pensar si lo llegaran a ser en realidad.

Mientras tanto, sus actitudes y posturas infantiloides no generan más que hilaridad en el público que conoce de dónde arranca todo su odio e inquina. Y mucha más hilaridad despierta todo esto cuando pasados tantos años siguen todavía con idéntica retahíla.

Muchos colegas que les bailan el agua a estos dos señores ni siquiera habían nacido, grafológicamente hablando, cuando empezó esta historia. No tienen ni la más remota idea de qué va todo esto. Y por ello son fácilmente manipulados, sin saber encima que lo están.

Allá cada uno lo que hace con su vida y a quién da su apoyo, pero no estaría de más reflexionar que la caida de todos los dictadores, de todos los guías mesiánicos, y de todos los líderes paranóicos que ha habido en la historia, acabaron arrastrando con ellos a todos sus seguidores y a las personas que les apoyaron.

A todos nuestros amigos y a todos nuestros enemigos (que lo son, por que se empeñan en ello...), nuestros mejores deseos para este año 2009 que comienza.

Que no somos rencorosos ¡ea!

4 comentarios:

Gadea dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Fernando F. Ruiz dijo...

Hola Gadea: me alegra saber de ti de nuevo. También te deseo de todo corazón un 2009 muy feliz.

No me extraña lo que dices en cuanto a que prefieres ignorar los malos rollos que existen en nuestra profesión. A mi tampoco me gustan en absoluto, pero como se empeñan en meterme en medio de ellos quiera o no quiera, tengo que replicar de alguna forma, por que estoy ya muy harto de la prepotencia que esgrimen algunos.

Pero por lo demás, tú sigue disfrutando de todo lo bueno que tiene la grafología, que es mucho, y olvídate de estas tonterías anexas.

Y de paso, ya puedes disculpar a un "perro viejo" como yo que enseñe los dientes de vez en cuanto para evitar que los de siempre me acaben clavando sus colmillos. Hay que tomarlo como gajes del oficio...

Un placer hablar contigo.

Jose Antonio León dijo...

Entiendo perfectamente lo que comenta Fernando. La verdad es que me estoy quedando sorprendido por la actitud que mantienen algunos grafólogos respecto a la GR. No entiendo ese ensañamiento con ella, cuando lo que deberían hacer es permanecer en una actitud humilde. Como bien dice Gadea, todos estamos aquí para lo mismo, y es labor de todos aprender de todos poruqe nadie está en posesión de la verdad absoluta.
En fin, que un saludo y adelante.

Anónimo dijo...

Fernando: Hay que dejar que continuen y uno mismo continuar el camino, el malo cae siempre por su propio peso, nada mejor que se pongan en evidencia ellos solos.
Un abrazo,
Niki Temple